PREGUNTAS FRECUENTES

La demencia se refiere al conjunto de síntomas que aparecen como consecuencia de un daño o enfermedad neurológica. Existen unos cien tipos de demencias. La enfermedad de Alzheimer, o simplemente alzheimer, es la más habitual.

La enfermedad lleva el nombre del psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer, quien la describió por primera vez en el año 1906. En general se diagnostica en personas mayores de 65 años, a pesar de que hay casos de aparición precoz que, con menor prevalencia, se pueden dar mucho antes.

Los primeros síntomas suelen ser confusos por confundirse con simples efectos de la edad o causas del estrés. En las primeras etapas, el síntoma más común es la pérdida de la memoria, así como la dificultad para recordar conceptos aprendidos recientemente. Estos síntomas van seguidos de un deterioro global y progresivo de la memoria, lenguaje, pensamiento, comportamiento y personalidad y/o estado de ánimo.

A medida que la enfermedad avanza, aparecen síntomas como la confusión, irritabilidad y agresividad, cambios de humor, pérdida de memoria a largo plazo y de sensibilidad. Gradualmente, también se pierden las funciones corporales y, finalmente, la tendencia es a la muerte.

VER MÁS: SÍMTOMAS DEL ALZHEIMER

Cuando un médico es informado y se sospecha de la presencia de Alzheimer, el diagnóstico generalmente se confirma con una avaluación del comportamiento del paciente y con tests cognitivos, a pesar de que, si se puede, también se suele hacer un escáner cerebral. El diagnóstico se basa en observaciones y exploraciones sobre la conducta y ciertos síntomas físicos. La precisión clínica del diagnóstico está entre el 80% y el 90%.

No hay ningún tratamiento reconocido y eficaz que pueda curar el alzheimer o revertir su evolución progresiva. Es una enfermedad, por el momento, incurable, degenerativa y terminal. Sin embargo, una detección precoz y un correcto acompañamiento, ayudan a mejorar su evolución.

El pronóstico individual es difícil de asegurar, ya que la duración de las etapas es muy variable. El alzheimer, por otro lado, se desarrolla durante un periodo indeterminado de tiempo, antes de volverse del todo evidente. Por esto, es posible que progrese sin ser diagnosticado durante bastantes años. La media de vida una vez diagnosticado es de aproximadamente siete años. Menos de un 3% de las personas con alzheimer vive más de catorce años después del diagnóstico.

Según la OMS, se diagnostican casi 10 millones de nuevos casos de demencia al año (aproximadamente un caso cada 4 segundos), de los cuales entre el 60 y el 70% son de alzheimer.

Se estima que hay más de 47 millones de personas afectadas y que en 2050 habrá más de 115 millones de personas diagnosticadas, de las cuales 19 millones en Europa.

En España hay más de 800.000 personas diagnosticadas y en el año 2050 se podría llegar a 1,5 millones. En Catalunya existen más de 86.000 casos.

El coste social asociado a las demencias equivale al 1% del PIB mundial, lo que se traduce en casi 683 millones de euros.

A nivel familiar, la OMS calculó que el coste que supone cuidar de una persona con Alzheimer está alrededor de los 25.000 euros anuales.

SABEMOS COMO PODEMOS AYUDARTE

CONTACTÁNOS