SÍNTOMAS DEL ALZHEIMER

La demencia es un término general que describe un deterioro de la capacidad mental lo suficientemente grave como para interferir en la vida diaria.

Hace referencia a un conjunto de síntomas como consecuencia de un daño o enfermedad neurológica. Existen unos 100 tipos de demencias. El diagnóstico se basa en observaciones y exploraciones sobre la conducta y ciertos síntomas físicos. La precisión clínica del diagnóstico es entre 80 y 90%. El tipo más común es el Alzheimer.

Los principales síntomas muestran un deterioro global y progresivo de la memoria, lenguaje, pensamiento, comportamiento y personalidad / estado de ánimo.

El Alzheimer acostumbra a durar entre 7 y 15 años desde el diagnóstico.

Actualmente no hay ningún tratamiento reconocido y eficaz que pueda curar el Alzheimer o revertir su evolución progresiva, pero una detección precoz y un correcto acompañamiento ayudan a mejorar la evolución y a retardar la muerte de las neuronas.
A nivel mundial, se diagnostican, según la OMS, casi 10 millones de casos nuevos al año (casi un caso cada 4 segundos), de los cuales entre el 60% y el 70% son Alzheimer.
Se estima que hay más de 46 millones de personas afectadas por y que en 2050 habrán más de 115 millones de personas diagnosticadas de Alzheimer, de las cuales 19 millones en Europa.
El coste social asociado a las demencias equivale al 1% del PIB mundial, es decir, casi 863 millones de euros.
En España hay más de 800.000 personas diagnosticadas de Alzheimer y en el año 2050 se podría llegar a 1,5 millones. En Cataluña existen más de 86.000 casos.

LA EVOLUCIÓN DE LOS SÍNTOMAS DEL ALZHEIMER

El Alzheimer es una de las nuevas causas de mortalidad y la tendencia está creciendo más rápido en el primer mundo. Las estadísticas muestran que es una enfermedad muy atada al proceso de envejecimiento, haciendo que sean las sociedades industrializadas, más envejecidas en general, las que más estén sufriendo su impacto.

El Alzheimer es una enfermedad crónica y sin cura reconocida, altamente incapacitante, que aparece principalmente al final de la vida productiva de las personas, pero que se puede extender en el tiempo a causa de su lenta progresión, lo cual incide profundamente en los costes asociados a ésta.

En base a esto, el coste por paciente con Alzheimer en España se cifra entre 27.000 y 37.000 euros anuales. Esto supone un coste total de 24.000 millones de euros anuales, que pueden escalar hasta los 33.000 millones en 2030 y los 56.000 millones en 2050. A medida que avanza la enfermedad, el nivel de dependencia de los pacientes es cada vez mayor, suponiendo un incremento de los costes indirectos, principalmente los relativos al cuidado informal o familiar, que llegan a suponer entre un 77% y un 81% del total.

En la mayor parte de los casos (80%), los cuidados los proporciona la propia familia del enfermo, obligando a alguno de sus miembros a renunciar a su dedicación profesional y forzándolo a ejercer unas tareas por las cuales, generalmente, no está capacitado. Por este motivo, los costes indirectos se disparan cuando el paciente con alzheimer reside en el domicilio familiar.

SABEMOS CÓMO PODEMOS AYUDARTE

CONTÁCTANOS

TÚ TAMBIÉN PUEDES ECHAR UNA MANO

HAZ UN DONATIVO