El conocimiento como anclaje

La crisis del coronavirus nos lleva a un escenario totalmente desconocido: los confinamientos. Esto significa que no podemos salir de casa, nuestras relaciones sociales se limitan y el empleo de nuestro tiempo se transforma en un reto. Toma, como nunca, relevancia el término «significativo». Y, ¿cómo este concepto se traspasa en el contexto residencial?

Quienes llevamos años observando para comprender y acompañar la vida de aquellos que tienen limitada su capacidad de relación, de ocupar el tiempo de forma significativa, de hacer uso de los recursos que tenemos, ahora es el momento de ponerlo todo en marcha. Todos aquellos conocimientos que hace años cultivamos son nuestro anclaje para contener este momento.

Ahora que puede parecer que nos quedamos sin recursos, queremos recordaros que llevamos años dotándonos de herramientas y elementos para acercarnos a las personas nos situaciones de crisis. La demencia es una crisis que te cuestiona y que cambia tu mundo natural. El coronavirus nos ha hecho lo mismo. Sin la restricción del deterioro cognitivo y a una velocidad vertiginosa.

El uso de las relaciones favorecedoras, comprender desde la escucha activa la angustia del otro, significar y dignificar el momento vital, conectar con el estado emocional del otro, o hacer uso del conocimiento de la vida de la persona, es muy necesario para acompañar estos momentos.

Sabemos que es difícil. Para que todo esto debe hacerse teniendo en cuenta que todos nosotros hacemos frente a esta dificultad donde se producen situaciones de angustia en el sistema familiar, donde tenemos niños o personas mayores a cargo y nuestro trabajo nos requiere de presencia. No podemos dejar de ir a trabajar. Conciliar este momento emocional, con la responsabilidad individual, requiere serenidad y sobre todo confianza en el sistema, en las personas y en las empresas.

Nosotros confiamos en todos los profesionales que ha dedicado tiempo a comprender y hacer la vida de estas personas a las que acompañéis mucho mejor. La observación en este momento es crucial para continuar haciendo un acompañamiento de calidad y dotar de significado el momento que estamos viviendo. Observad y observaos. Nosotros seguimos aquí, presentes, y como siempre, puede contar con nosotros.