La incertidumbre de la vuelta a la «escuela» para las personas mayores

Vuelta a los centros de día_Alzheimer Catalunya Fundació

Los centros de día son equipamientos diurnos de atención sociosanitaria donde las personas mayores con algún grado de deterioro físico o cognitivo (demencia tipo Alzheimer), u otras discapacidades reciben una atención con una finalidad rehabilitadora y de cuidado.

Ahora que vuelven a ponerse en marcha todos los centros y hospitales de día, habría que tener en cuenta las necesidades específicas de estas instalaciones y de los usuarios al igual que se hace con la puesta en marcha de las escuelas. Y más teniendo en cuenta que en Cataluña hay unos 6.030 centros de día para personas mayores según datos de diciembre de 2012, y un total de 18.858 plazas en 2018.

La vuelta a los centros

De hecho, al igual que es importante que los niños y jóvenes vuelvan a la escuela e institutos, también es necesario que las personas mayores puedan devolver a los centros de día para continuar con su tratamiento de psicoestimulación y a las actividades físicas. Además, la vuelta a su rutina también permite cubrir las necesidades sociofamiliares, y la descarga para los familiares y cuidadores principales.

Sin embargo,la administración pública no tiene en cuenta este grupo de la población. De hecho, cabe destacar que las personas mayores con demencia o Alzheimer son mucho más vulnerables que los niños. Además tiene una implicación directa a nivel familiar porque son tanto o más dependientes que los niños. Y el hecho de que estos meses se haya suspendido las actividades en los centros de día ha sido un perjuicio para las personas con deterioro cognitivo. Estas han perdido el apoyo terapéutico no farmacológico pero también ha tenido afectación a los cuidadores (familiares o profesionales) que les ha generado una desintegración de la funcionalidad familiar establecida hasta ahora.

Estos últimos meses, he visto como las administraciones han trabajado para que se pueda reanudar las actividades escolares. De hecho, se ha elaborado un protocolo en el caso de detección de posibles casos de coronavirus donde se incluye la continuidad de la formación. Pero no ha ocurrido lo mismo por los centros de día donde no se ha establecido ningún plan estratégico para que las personas con Alzheimer puedan continuar si se ve alterada la actividad del centro por el coronavirus. Y es necesario. Los centros de día son servicios que pueden beneficiar al enfermo de Alzheimer, a la sociedad y la familia. El motivo es que es un espacio de cuidado también hay estudios que demuestran que la asistencia a estos centros reduce o retrasa la institucionalización de la persona con Alzheimer.

Domènec Gil

Neurólogo Alzheimer Catalunya Fundació