La reminiscencia y el poder de recordar

Reminiscencia_Alzheimer Catalunya Fundació

Para seguir generando bienestar y conectar con las personas diagnosticadas con deterioro cognitivo, una metodología a utilizar es la reminiscencia. A través de ella, activamos el poder de recordar. Os explicamos en qué consiste.

¿Qué es la Reminiscencia?

La reminiscencia es una metodología que permite acceder a los recuerdos que están escondidos o perdidos de una persona mediante la estimulación de estos. Por eso, a través de la reminiscencia, nos permite pensar o hablar sobre estas experiencias gratificantes y compartirlas con otras personas.

La Reminiscencia como herramienta y técnica para acercarnos a las personas con demencia

Con la aparición y la aplicación del modelo de atención centrada en la persona (ACP) iniciado por Kitwood (1997), apareció la necesidad de generar actividades significativas para las personas con demencia. Y fue entonces cuando nació la reminiscencia como herramienta de comunicación con personas que sufren algún tipo de deterioro cognitivo y / o demencia en estado leve-moderado.

¿Qué beneficios aporta la reminiscencia?

Los beneficios que genera en la persona son numerosos y van desde el mantenimiento de la identidad hasta el aumento de la satisfacción y del estado de ánimo. De hecho según White (1980), «la reminiscencia ayuda a las personas a desarrollar y mantener el sentido de identidad». Mc Adams (1985) añadió que la reminiscencia sirve para «atribuir orden y significado a experiencias pasadas». Por su parte, Hagnerg (1995) asegura que tiene repercusiones sobre el sentimiento de satisfacción con la vida y el estado de ánimo.

Por lo tanto, los beneficios de la reminiscencia en la persona son:

  • Refuerza la identidad.
  • Promueve la activación sensorial.
  • Mejora la autoimagen y la autoestima.
  • Favorece la función adaptativa.
  • Refuerza el propio yo.

¿Qué necesitamos para hacer sesiones de reminiscencia?

Un factor muy importante a tener en cuenta es el momento concreto de la persona con demencia y éste dependerá de su grado de deterioro. Pero, para llevar a cabo las sesiones es necesario un elemento desencadenante que nos facilite el acceso a los recuerdos. Esto hará que se estimule la memoria individual y colectiva y se generen emociones.

Los materiales que podemos utilizar están relacionados con los cinco sentidos.

  • Vista: Objetos, Fotografías, vídeos, pinturas.
  • Oído: Música, sonidos e instrumentos musicales.
  • Tacto: Ropa, objetos con diferentes tactos o texturas.
  • Gusto: Alimentos, bebidas.
  • Olfato: Especies, productos de higiene.
  • Otros: La danza, lectura, escritura y / o escenificación con técnicas de teatro.

La experiencia demuestra que, cuantos más estímulos facilitadores de los recuerdos podamos utilizar, habrá más posibilidades de que aparezcan los recuerdos y, en consecuencia, la comunicación verbal y / o no verbal.

¿Quién puede participar?

En las sesiones de reminiscencia, es muy importante contar, aparte de la persona con deterioro cognitivo, con tres figuras:

  • La figura del facilitador. Esta persona, formada en reminiscencia, deberá ser respetuosa, con capacidad de escuchar activamente y recordar toda la información, empática, con facilidad de relación, sentido del humor y saber respetar los silencios. Su objetivo es ayudar a las personas mayores a recordar y compartir sus hechos de vida relevantes.
  • El acompañante Es la persona que forma parte del entorno más cercano de la persona con demencia, bien sea familia, amigo o cuidador, y que le proporcione bienestar estar a su lado El acompañante, con las sesiones, podrá obtener herramientas para poder comunicarse con la persona con demencia y con otros acompañantes en la misma situación e inquietudes.
  • El profesional o terapeuta grupal. Es quien observará todo lo que pasa en la sala y, al final de cada sesión, es quien ofrecerá un espacio apartado los acompañantes donde querrá saber cómo ha vivido la sesión los participantes. Además, los hará un retorno de lo que han observado los acompañantes, con las herramientas para mejorar o transformar la manera de comunicarse con la persona con demencia y poder ofrecerle un mayor bienestar en la relación.

Nuestra experiencia con la herramienta de la Reminiscencia

Durante nuestro día a día, es complejo realizar las sesiones de Reminiscencia. Sin embargo, hemos adaptado esta práctica y hemos adecuado la herramienta para comunicarse con las personas que acompañamos. Algunas de las herramientas que utilizamos son:

  • La realización de la “Caja de Vida”. Profundizamos, siempre que es posible, en la historia de vida y con la observación de la persona, llenamos la «Caja» con objetos significativos para ella. Cuando cogemos los estos objetos pueden surgir conversaciones basadas en recuerdos del pasado de la persona.
  • «Cajas sensoriales», llenas de objetos que producen en la persona sensaciones y emociones a través de olores, texturas, sabores, colores y ruidos.
  • “Banda Sonora Vital” (BSV). La música también es una manera de comunicarse con las personas con demencia. Escuchando canciones que han formado parte de su pasado y que sean significativas para la persona, muchas veces da lugar a emociones y en conversaciones individuales o grupales con relatos de su pasado.
  • “Diseño personalitzado de la habitación”. Intentamos darle a la persona la opción de poder tener la habitación con la decoración como en su domicilio, con objetos del mismo o facilitándoles les, dándole un ambiente más cálido y confortable.
  • Álbumes de fotografías y la propia persona, donde su historia vital pasa a ser la protagonista de las conversaciones.
  • La pintura también es una manera de establecer una comunicación con la persona, primero sólo con el hecho de pintar y luego con los comentarios que surgen a modo individual o grupal.