¡Por los sueños cumplidos en este 2019!

Uno de nuestros deseos más fuerte es facilitar que personas con Alzheimer puedan cumplir sus sueños.  Y este año hemos trabajado para que cada una de las personas a les que acompañamos puedan ser protagonistas de sus sueños. Gracias por darnos la oportunidad de cumplirlos.

Somnis complerts

Inés y Pancho

Inés había tenido perro. Hace unos años lo perdió, pero siempre se quedó con el sentimiento de tener otro can con el que compartir buenos momentos. Y nos pusimos en marcha para que Inés cumpliera su sueño. Gracias a la colaboración con la Fundación Hope & Help hicimos que fuera un sueño cumplido. Ahora Inés disfruta con Pancho. Los dos han establecido un vínculo afectivo único, aprovechan el tiempo paseando y Inés se ha contagiado de la alegría de Pancho.

Ines i Pancho      

Teresa y su dulce cumpleaños

Teresa quería un aniversario especial. Y la mejor manera de hacerlo era degustar un buen manjar en un restaurante. Llegó su cumpleaños y Teresa organizó ese día. Escogió el sitio y como buena anfitriona a la que le gusta también una buena conversación celebramos ese día.

De esta manera Teresa pudo salir de casa, ser autónoma a la hora de preparar la salida y también mantener su identidad.

Teresa

Cayetano y el fútbol

El caso de Cayetano es también único. Apasionado del futbol y del barça cumplió su sueño de tener la camiseta de su equipo favorito. Pero el sueño cumplido no acaba aquí. Gracias a los talleres de reminiscencia que participa descubrimos que ir al campo a ver un partido de futbol era una de las cosas que también añoraba. Así que, cumplimos su deseo de ir al campo. Y es que las sesiones de reminiscencia son un gran aliado tanto para la persona diagnosticada con Alzheimer como para las personas de su entorno para volver a conectar con las personas con Alzheimer.

Cayetano agradeció y se sintió muy orgulloso de poder recordar y compartir con todos la historia del club.

Cayetano

Ángel y el boxeo

Con Ángel su historia de vida nos llevó hacia el boxeo. Su tío fue quien le inculcó esta pasión des de pequeño. Por eso, Ángel había destinado mucho tiempo de su vida a este deporte y representaba una ocupación muy significativa para él. Conociendo su afición, Ángel se volvió a poner los guantes y boxeó reportándole beneficios para su autoestima y empoderamiento. Pero también vimos como vuelve a sentirse con energía y fuerza.

Ángel

Ascensión de viaje

Para Ascensión es cierto que la edad es un número y nada más. Con 94 años y con miedo a viajar en barco, su deseo era hacer un crucero por el mediterráneo. Así que se subió al barco y surcó los mares de la compañía de su hijo. Un viaje de 9 días que le dio autonomía y empoderamiento para preparar esas vacaciones soñadas.  De hecho, ya está planificando las siguientes.

Ascensión

Damián y su tierra natal

Hace más de 20 años Damián cumplió uno de sus sueños: tener una casa en Flix. Esa segunda residencia había sido para él un sitio que visitaba habitualmente diferentes temporadas del año. Pero últimamente hay no podía ir. Damián sentía nostalgia de su casa, pero también mostraba preocupación por cómo estaría la vivienda. Así que, se organizó un viaje para que Damián viera su casa y pasara el día en Flix. Una salida que permitió que Damián sentirse tranquilo.

Damián

Montserrat y Manolo Escobar

La música es un elemento que también marca la historia de vida de la persona. Y este es el caso de Montserrat. Des de muy joven ha sido fan de Manolo escobar y ha tenido la oportunidad de conocerlo personalmente. Ha asistido a numerosos conciertos y eso queda patente en su habitación. Es un pequeño museo de homenaje a su ídolo.

Por eso, la hemos acompañado a mantener viva esta pasión con fotografías y un equipo de música para reproducir sus canciones. Con esto hemos logrado mantener la identidad de Montserrat conectando con su vivencia significativa i volver a sentir lo que la música le ha transmitido durante todos estos años.

Montserrat

Aunque el Alzheimer avance, las personas diagnosticadas siguen teniendo sus sueños e ilusiones intactas. Un viaje, una celebración de cumpleaños, volver a boxear, el futbol… son situaciones habituales y que, por tener Alzheimer, no se han de convertir en excepcionales.

Así que, ¿son sueños o realidad?